miércoles, 1 de febrero de 2012

Cómo se fríe el bacon para quede crujiente, sin quemarse y sin demasiada grasa.

Esto es a petición de mi hija que estudia fuera y echa de menos sus desayunos caseros.

Necesitáis: bacon en lonchas de buena calidad ( la calidad se paladea y se nota), una sartén en la que quepan cinco lonchas, para no estar toda la mañana.

Sacáis el bacon del frigorífico al menos unos cinco minutos antes de ponerlo al fuego, para templarlo si lo tenéis fuera media hora mejor.
Colocáis las lonchas de bacon en la sartén bien estiradas, sin nada de grasa. Ponéis la sartén al fuego, un fuego del tamaño de la base, en la vitrocerámica yo lo pongo en 7, con gas lo ponéis flojo. Se tiene que ir calentando lentamente y soltando la grasa, no lo toquéis no le deis la vuelta todavía.
Cuando ya lo veís que se está poniendo tieso, le dais la vuelta y dejáis que se acabe de tostar. Ya no hay que volverlo más.
En un plato ponéis un papel absorbente y dejáis escurrir la grasa que quede en las lonchas.

Ya están listas para tomar con huevos a la plancha, fritos, revueltos o con tortitas.
El bacon con tortitas y sirope de arce está muy bueno, si te gustan los contrastes de sabores.
Es ideal para un buen brunch, con una hamburguesa, huevos y patatas fritas. Luego cuando te hayas leído todos los periódicos deberás darte un buen paseo o talar dos o tres árboles para bajar toda la grasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Os ha gustado esta receta? ¿Tenéis alguna duda?