jueves, 2 de febrero de 2012

Judías blancas estofadas como le gustan a Flor.

Necesitáis: poner la noche anterior en remojo en agua fría (no calcárea) 100grs. de judias blancas por persona.
Yo os doy una receta para 5 personas.

500 grs. de judías blancas
1 cebolla grande picada fina
2 pimientos italianos de freir picaditos como la cebolla
2 zanahorías igualmente picadas.
1 diente de ajo.
1 hoja de laurel
Sal y pimienta

Ponéis aceite de oliva virgen en una cacerola que cubra el fondo, sed generosos porque es la única grasa que tendrá el guiso, pero no os paséis. Arrimadlo al fuego suave que se caliente sin arrebatarse, echar las verduras, darles unas vueltas que se vayan ablandando y cuando estén vencidas le echáis las judías blancas escurridas. Cubrís con agua fría, y a fuego moderado dejáis que empiece a hervir con la tapa sin cubrir del todo la olla.

Ponéis una alarma de cocina en 40 minutos y os vais a estudiar..

 A los cuarenta movéis la olla, no removéis el contenido con una cuchara, sino que movéis la olla entera con movimientos de vaivén. Con eso conseguís que se vaya formando una salsa, ligándose con la harina que sueltan las judías. Le echáis un vaso de agua fría para romper la cocción, con eso conseguís unas judías más tiernas con la piel más fina.

Os vais a estudiar otros cuarenta minutos, y repetís el proceso anterior, mover y agua fría. Y otros cuarenta minutos más.

Ya deben estar, probáis que una esté tierna y bien, le echáis un poco de sal y pimienta y lo apagáis. Ya está listo. Tiene que estar caldosa sin estar ahogada en líquido, es un potaje no una sopa. Si lo habéis hecho por la noche al día siguiente a mediodía estará en su punto.

Con los restos os hacéis una crema de judías muy rica.
Calentáis lo que vayáis a tomar, le añadís uno o dos  quesitos tipo la Vaca que Ríe y le metéis la trituradora -batidora. Le echáis la leche que veáis que necesita para tener la consistencia que os guste.
Si hacéis todo puré es muy difícil calentarlo sin que se agarre _ es decir, se pegue, se queme-.


miércoles, 1 de febrero de 2012

Cómo se fríe el bacon para quede crujiente, sin quemarse y sin demasiada grasa.

Esto es a petición de mi hija que estudia fuera y echa de menos sus desayunos caseros.

Necesitáis: bacon en lonchas de buena calidad ( la calidad se paladea y se nota), una sartén en la que quepan cinco lonchas, para no estar toda la mañana.

Sacáis el bacon del frigorífico al menos unos cinco minutos antes de ponerlo al fuego, para templarlo si lo tenéis fuera media hora mejor.
Colocáis las lonchas de bacon en la sartén bien estiradas, sin nada de grasa. Ponéis la sartén al fuego, un fuego del tamaño de la base, en la vitrocerámica yo lo pongo en 7, con gas lo ponéis flojo. Se tiene que ir calentando lentamente y soltando la grasa, no lo toquéis no le deis la vuelta todavía.
Cuando ya lo veís que se está poniendo tieso, le dais la vuelta y dejáis que se acabe de tostar. Ya no hay que volverlo más.
En un plato ponéis un papel absorbente y dejáis escurrir la grasa que quede en las lonchas.

Ya están listas para tomar con huevos a la plancha, fritos, revueltos o con tortitas.
El bacon con tortitas y sirope de arce está muy bueno, si te gustan los contrastes de sabores.
Es ideal para un buen brunch, con una hamburguesa, huevos y patatas fritas. Luego cuando te hayas leído todos los periódicos deberás darte un buen paseo o talar dos o tres árboles para bajar toda la grasa.